sábado, 11 de agosto de 2007

Ser una sombra

Ayer vino a verme una amiga que no veía hace tiempo.

Estaba muy feliz porque recientemente empezó una relación amorosa con un hombre que le ha roto todos los esquemas y que le ha traído puras alegrías.

Sin embargo, algo me llamó la atención...

- Sandra, ¿qué vas a hacer en las vacaciones?
- Ay no sé, lo que pasa es que Lucas quiere ir a no-sé-dónde, entonces...blá, blá, blá....
- Ah, y ¿qué va a pasar con ese proyecto que tenías en tal parte?
- Lucas me dijo que.... blá, blá, blá, entonces no sé....
- ¿y con esto? ¿y con lo otro?
- Lucas, Lucas, Lucas....

Como a la quinta pregunta paró de hablar y me quedó mirando...

- Sombra, qué miedo. Me acabo de dar cuenta de que estoy viviendo a la sombra de este hombre. Lo conozco nada, a lo mejor es un sicópata, y ya controla cada aspecto de mi vida...

Ahí yo me eché para atrás y la quedé mirando. La Sandra es una de las personas que yo más he respetado y admirado en mi vida, por ser tremendamente inteligente, independiente, soñadora, creativa y siempre llena de proyectos. Hasta ahora.

Me di cuenta de lo vulnerables que el amor nos vuelve.
Hasta hace poco la Sandra pololeaba con otro hombre, del cual, por cierto, descubrió que no estaba enamorada.

Ahora está completamente loca por Lucas. Y eso tiene en jaque sus proyectos, planes, trabajo y hasta sus ideales de siempre. El hombre en verdad le hizo cuestionarse todo.

No sé si es malo o bueno, sin embargo, creo que es, al menos, peligroso.

Siento que la Sandra es, o era, una mujer admirable por sí misma.
Y ahora está al servicio de un hombre.

Yo me siento mucho más débil e insegura que ella.
No sé si sería capaz de decirle a un hombre que lo que ve es lo que hay, y que si no le gusta, se friegue.
No sé si estoy dispuesta a pagar caro por el amor, renunciando a muchas cosas para ganar otras.
No sé si corresponda.
No tengo idea si me volverá a pasar alguna vez, porque ya lo viví y no fui nada de feliz.

¿Será esto normal?
¿Será necesario, será saludable?

Sólo sé que me quedé llena de dudas.
Porque vi bien a la Sandra, pero por cuánto tiempo puede vivir, ser feliz, y no ser coherente con lo que siempre ha sido, eso no lo sé.
O, quizás, lo que está haciendo sea lo más coherente que ha hecho en toda su vida.

6 comentarios:

puppetmaster dijo...

hay una canciòn de Foo Fighters "The best of you", ahi esta la explicación de todo. El alma se rinde de ir en contra del espíritu, aceptando todo lo que la otra persona quiere. NO por tonta o debil, sino de estar cansada de buscar y de pelear.

saludos,

alvaro

Princessa dijo...

Querida sombra, tanto tiempo….
Uffff el post que acabas de escribir me llega hasta el alma.
Yo fui una Sandra cualquiera y lo pase mal muy mal. La lata es que cuando estaba metida no me daba cuenta.
Una vez leí una frase que decía:
“Te daría mi vida… pero la estoy usando”
Suena divertida, pero si nos podemos un poco mas profundos, es muy cierta…
Cariños

MeRiAdOx dijo...

Hay un perfil que conozco bien: Comienzan una relación y todo gira en torno a esa persona, dejando de lado todo y a todos... bajo ninguna circunstancia eso es lo mejor o correcto... cada uno debe tener su espacio y sus proyectos, sin embargo, también hay que compatibilizar, buscar el término medio, ver qué es lo más conveniente para ambos... dejer un proyecto de lado por otro en común estará bien si son incompatibles y tu pareja es la adecuada...

Al final la respuesta es mutable y dependerá de cada caso... está bien pensar con el corazón, pero sin desconectar la cabeza...

Besos!

Cheluca dijo...

No sé si se trate de ser una "Sandra" más en la vida...
Creo que todos los que nos hemos enamorado alguna vez hacemos todo eso que está haciendo el personaje de tu post... nos olvidamos de todo y de todos y ponemos a esa persona como número 1.
Hay que ser auténticos... amar a alguien no significa dejar la vida, sino que compartirla... ahora es necesario entender que para que eso ocurra hay que hacer ciertas concesiones...
No se puede estar en pareja y seguir con la misma vida de soltero... se puede compatibilizar pero no es la misma... nunca es la misma... una cosa por otra!
Si te planteas el no tener claro si quieres hacer ese tipo de concesiones quiere decir que quizás no estás lista aún para una relación de pareja... y da lo mismo! Cuando llegue el momento mandarás toda la soltería a la mierda y te entregarás!!!
Un abrazo!

Alejandra dijo...

No, visto desde afuera, creo que algo anda mal si una persona empieza a ceder en todo por otra. Creo que todos hemos caído en eso, sobre todo al principio con la etapa de la obnulación, pero ¿qué pasa con lo que quiere uno? No, no quiero estar así, me asusta pensarlo...
Saludos.

Soledad dijo...

Querida sombra: antes que todo creo que es de suma importancia analizar si en este caso se trata de una simple atracción, un fuerte entusiasmo, o si de verdad se trata de amor.

Si es una simple atracción te aseguro que tantos planes y proyectos no se nos pasan por la mente.

Si es un fuerte entusiasmo, entonces ahí sí que es peligroso ya que las mujeres por lo general, nos arriesgamos sin medir ni distinguir si acaso merecen la pena tantos sacrificios.

Pero si es amor, entonces, identificarse con el otro, hasta el punto de proyectarse en sus planes postergando los propios, resulta totalmente normal.

Yo también viví a la sombra de un hombre y claro que al final no fui correspondida, pero el haber estado tan enamorada me sirvió de consuelo al darme cuenta lo mucho que cedí por él. "Estaba enamorada", y así, con el tiempo, logré justificar muchas cosas.

Eso sí, no se puede dejar de ser una misma, no debemos perder nuestra esencia por muy enamorada que estemos... aún así es difícil de lograr.

Te dejo un abrazo,
Sole.