domingo, 10 de junio de 2007

Sola en las micros llenas




Cuando era mucho más chica, tendría unos quince, leí en la Zona de Contacto, uno de mis referentes de la época, una cita de un gallo que decía: "Siempre viajo solo en las micros llenas"

No tengo idea por qué se me quedó pegada.

Y lo he sentido tantas, tantas veces.

Soy un mundo por mí misma.

Incomprendida a veces, sin muchas ganas de ser entendida tampoco.
Nadando contra la corriente.
Sin saber a dónde ir, qué consejos seguir.

En medio del ruido del mundo, un ser chiquitito que busca su destino.

Hace unos días me junté con una amiga mayor.

Ella me decía que le preocupaba mi vida.

Que me veía parada como en la mitad de una carretera, como un conejo asustado, esperando que algo sucediera para moverme.

Desconcertada, creo que fue la palabra que usó.

Que me iban a atropellar, remató.

Yo no sé.

Muchas veces me cuesta tomar la iniciativa con respecto a mis cosas.
Me sale más fácil y más cómodo hacer lo que corresponda cuando las circunstancias me vayan hablando.

Pero ella dijo que no, que tenía que decidirme yo, que Dios me iba a empezar a ayudar cuando yo hubiera tomado un camino, no antes.

Sola.

De los problemas, las dudas, las incertidumbres, los dolores, he aprendido a salir sola.

Así me he fortalecido, he madurado, he aprendido a creer en mí misma.

Pero también me he aislado, me he acostumbrado, he dejado pasar oportunidades y he llevado muchas relaciones, incluso con mis familiares, a niveles muy superficiales. Soy una ostra cerrada, sola en las micros llenas, en las fiestas, las conversaciones masivas, los eventos.

Me resulta, pero me da susto ser tan ermitaña a veces.

¿Seré capaz de salir de ahí alguna vez?

¿De reconocer que necesito a otros, de hacer el esfuerzo de buscarlos?

Muchas veces creo que no.
Y no sé si eso es una negación de lo que me falta, como defendiéndome de una carencia que reconozco en mí, o, simplemente, algo que aprendí a hacer forzosamente para mantenerme a flote y que hoy es un vicio muy arraigado en mí.

Me gusta que la gente me quiera, me necesite, me busque.

Pero no me gusta necesitar o buscar a la gente, especialmente en la dificultad o en la debilidad.

¿Me quedaré para siempre sola, sin ese alguien (o esos alguienes) que me entiendan y estén conmigo en lo profundo, más allá de las muchedumbres vacías con las que engaño a todos haciéndoles ver que tengo una vida normal y plena?

Hoy me decido, y le digo a Dios que me ayude, porque no quiero estar más sola, no quiero ser más un mundo habitado sólo por mí.

8 comentarios:

puppetmaster dijo...

Para mi esto es un Deja Vú.
Tengo el mismo pensamiento en mi vida desde hace mucho tiempo. Me gusta ser hermitaño, pero todo tiene un límite.
¿Puede ser que hayamos estado tanto tiempo encerrados en nuestra mente, que ahora que necesitamos de los demás, no sepamos reaccionar ante ellos?.

¿Cuál es el camino?

Princessa dijo...

Amiga, te entiendo y muchas veces me pasa lo mismo. Sin ir mas lejos este finde me quede encerrada, no keria hablar con nadie, deje en silencio en cel pk no quise que nadie me weviara. Resultado, tenia mas de 10 llamadas perdidas de mis amigos de la gente que me quiere.
Quizás deberías empezar de a poco, búscate una o dos personas que te den confianza y comienza a ensayar, tratando de crear lazos mas profundos.
Es complicado, te entiendo, peor creo que somos seres que necesitan de otros para ser completos.
Besos

Alejandra dijo...

Mmmm, dicen que el primer indicio del cambio es darse cuenta de lo que pasa, y según se lee en tu post, eso ya te está pasando, así que... si no quieres estar tan sola, busca a los amigos, que parece que tienes varios y muy buenos. Suerte en el camino.

Cheluca dijo...

No es mala la soledad cuando la necesitas.
Si necesitas compañía estoy segura que sabrás dónde buscar.
El cuento que digas que eres como una ostra no te lo creo... gracias a Dios que existe el blog y que los demás corroboren lo que digo, cualquiera que te lea no te la va a creer...
En fin... si nada más destapas la ostra para escribir en el blog, te recomiendo que ensayes, como decía más arriba otra comentarista, con un par de tus "pana full" y verás como todo se va dando.
Suerte y ánimo!
(estoy por acá!)

MeRiAdOx dijo...

Yo pienso que uno siempre está solo en su camino hacia donde sea que uno vaya... pero esa soledad es bien especial... creo que nadie entiende realmente como se siente uno, sin embargo, no entiendo por qué debería ser de otra forma... es natural que así sea... las decisiones, por lo tanto, son responsabilidad de cada uno... si te das cuenta, en las dificultades que relatas te llueven mil consejos, porque algunos nos identificamos con ciertos rollos o porque te estiman o la razón que sea, pero al final tomas las decisiones tú... sola... y está bien!... la única responsable de tu vida eres tú misma... cualquier cambio dependerá de ti también...

Pero eso no implica que uno debe enfrentar el problema "solo"... la compañía es para buscar consuelo, afecto, cierto sentimiento de protección... es una compañía afectiva... la soledad de la que hablas me suena más afectiva... ahí pecas... ahí duele... eso es lo que mortifica... al menos yo he sentido esa soledad alguna vez y sé que duele... pero tu tienes N gente a tu alrededor que te quiere caleta, solo tienes que PEDIR ayuda y se te consederá... porque el amor de amigos y familia es así... la dificultad para expresar necesidad de afecto es lo que te complica?... todos lo necesitamos... nadie que te quiera te lo va a negar... sería como si tú le negaras afecto a tu mejor amigo o papás... lo harías?

Emma dijo...

Nuevamente 100% identificada, para los que acostumbramos a salir solos a flote, a ser los productores, directores y héroes de nuestra propia película, no nos gusta saber q tenemos a veces la necesidad de ayuda.

A mi me pasa que creo que ahuyente a todos los q alguna vez me ofrecieron una mano y me gusta q me vean siempre firme y q asusta pensar que tal vez cuando me decida dejar entrar a alguien, ya no haya nadie. Asusta tener la certeza de que no estamos solos por opción, aunque en el fondo sabemos que hay personas esperando entrar.

Saludos.

Cheluca dijo...

Te dejé una invitacíón en mi blog... revisa el post donde está tu link... tienes tarea!

carolita dijo...

yo he llegado a la conclusicón de que algunas personas somos solas. que podemos acercanos a otros, y aprender a pedir ayuda y a darnos cuenta que no siempre podemos pero que en el fondo, bien en el fondo, somos solas.

la vida se vive de a uno.
es rico compartirlay conocerla de a dos, o de a mil.

pero seguimos siendo solas.
y no tiene nada de malo.

no seas un conejo asustado eso sí!!
somos solas, pero somos en el mundo.

Y eso es todo.

o por lo menos eso creo yo.

besis.