lunes, 15 de octubre de 2007

Certezas

No sospecho por qué siento todas las cosas que van pasando por mi corazón, por mi cabeza, mis manos y mis pies.

No tengo idea de por qué mi vida se ha ido configurando de la manera en que lo ha hecho, es un misterio para mí.

Creo no haber sido tan rara. Ni haber hecho las cosas tan equivocadamente.

Creo, sinceramente, no haber sido una persona tan mala, ni merecerme todas las cosas que a veces me pasan. O las que no.

Simplemente, hoy, igual de perdida que siempre, busco en mi historia y en mi cabeza certezas que me vayan indicando por dónde seguir, qué cosas elegir, lo que me ha de hacer feliz.

¿Por qué tantas veces los lugares que me debieran dar más luz, son los que traen consigo más sombras? Supongo que será por los contrastes naturales de la vida...

El asunto es que la cosa está complicada, y aunque debiera sentirme contenta, y hasta halagada, no sé cómo va a terminar todo esto, y me asusta.

No me siento capacitada para seguir esperando, sufriendo, soportando, creyendo. No me siento en edad ni condición de volver a cruzar los dedos por algo mejor. Me siento en una encrucijada, en la cual tengo que elegir uno de dos caminos, los cuales, por cierto, me muestran salidas inciertas, si es que las hay.

Lo único que doy por cierto en este momento es la angustia y el vacío que siento, la tristeza, la soledad abrumadora, el temor; ese gigante, irracional, posesivo temor que me tiene dando vueltas como un espíritu, incapaz de reírme de cualquier cosa, incapaz de pensar con cordura.

Las cosas se han desarrollado, por un lado, de acuerdo a lo esperado, por otros, muy inexplicablemente, confundiéndome hasta el extremo.

Este fin de semana ha sido intenso y entretenido, pero a la hora de hacer balances solo me queda la duda como compañera...

Por un lado está Mariano, con el que volví a salir el sábado, con el cual volví a conversar profundo, con el cual tengo conexión y onda, pero que no avanza para ninguna parte, que no hace más que gestos amistosos conmigo y que me provoca sensaciones encontradas a cada minuto. A veces quiero besarlo, a veces quiero darle un abrazo y decirle que es un gran amigo, a ratos lo miro y pienso cómo la vida nos pudo juntar, tan distintos pero a la vez tan compatibles... por lo menos puedo decir que lo pasamos increíble y que realmente esto no tiene para cuando parar, porque él está más embalado que yo y ya me tiene como cinco planes de carretes, lugares que conocer juntos... una intensidad notable, pero aún sin dirección.

Luego, ayer volvió a aparecer con fuerza el fantasma de Domingo, tan parecido a mí, tan perfectamente conectados que parece que fuéramos pareja hace años. Todo lo que yo creía superado y dormido en mí con respecto a lo nuestro volvió con potencia al darme cuenta de su desesperación al saber de lo que está pasando con Mariano. Su reacción ha sido de celos encubiertos, en estas dos semanas ha venido a mi casa más de lo que acostumbra, con cualquier excusa tonta, y anoche reclamó que lo tenía botado hace tiempo así que teníamos que salir. Fuimos con un par de amigos a un bar que solemos frecuentar y se pegó a mí como una lapa. No me dejó de mirar ni de tocar de una u otra forma durante toda la noche. Tomamos bastante así que a la hora de volver nos mandaron a los dos atrás en el auto. Hizo que me recostara sobre su pecho, y hubo un minuto en que su cara estuvo tan cerca de la mía que nuestras narices se tocaban, y su respiración se mezclaba con la mía. Su mirada decía miles de cosas, cosas quizás largamente guardadas, desinhibidas ahora por los tragos de más... No avanzó más que eso, pero bastó para hacer girar mi mundo de una forma que me asustó. En ese minuto yo no me acordaba de Mariano, de quién era, de lo que me tiene tan contenta, yo solo quería que la pequeñísima distancia que separaba nuestros labios desapareciera de una vez por todas, pero eso fue todo; no sé si realmente lo paró la presencia de sus amigos, el miedo de siempre o algo nuevo, pero puedo jurar que el aire se podía cortar con cuchillo, había tensión, tensión sexual, y esa mirada que no puedo describir... Cuando llegamos me senté derecha y le pregunté al oído cómo estaba, si se sentía bien, entonces me descolocó diciendo fuerte: ¿por qué te tienes que poner tan cerca mío para preguntar? A lo que yo, medio dolida, me separé, y su amigo, dándose vuelta le dijo, en tono de reproche: Ahora po hueón, después de que te pasaste pegoteado a ella toda la noche...

Me da susto. Que nunca jamás vuelva a recorrer esa pequeña distancia que une vidas. Ni con Domingo ni con nadie.
Me da rabia. Que aparezca, después de todo este tiempo, de todas las oportunidades que ha tenido, y haga lo que hizo, más encima, impulsado por el alcohol (doble rabia!!)
Me da pena. Sentirme así, cuando debiera estar feliz por la gente que he conocido, por lo bien que lo he pasado.
Me da ira. Conmigo misma porque sé, por ejemplo, que nunca voy a ser capaz de encarar a Domingo al respecto, y para qué, si aunque se me declare y quiera algo conmigo, probablemente será demasiado cobarde para atreverme a vivir ese algo con él. Destruiríamos la amistad, y nada más.

Parece que me voy a retirar de las pistas, capaz que me vaya a vivir a los Himalayas, a cualquier lugar donde no haya Domingos, ni Marianos, ni dudas, ni problemas, ni actos fallidos, donde haya solo paz y certezas... es lo único que pido, certezas, puesto que las esperanzas ya no me alimentan y me estoy muriendo de hambre y de sed en la mitad de esta tormenta.

8 comentarios:

puppetmaster dijo...

mmm. Pa mi que te tomaste la pastilla roja en ves de la azul.

Igual que yo.

Ahora si me permites un consejo, creo que no estas preparada para embalarte con nadie. Cosa que no quiere decir que te guardes en tu casa. Pasalo bien con tus minos, pero ten en cuenta que no estas lista aun para algo más.

Y cuando lo estaras??

sabras cuando.

Princessa dijo...

Ufffff un post que se me hace difícil comentar.
Por una parte puedo decirte que te entiendo mucho mas de lo que te imaginas.
Consejos no puedo darte….
Pero de lo que si estoy segura amiga querida, es que las dudas, los problemas y los actos fallidos estarán siempre donde quiera que vallas.
Por lo cual creo que es mejor aprender a manejarlos y a vivir con ellos.
Un abrazo muy grande

Cheluca dijo...

Sombrita... Domingo apareció sólo porque Mariano está en la pista.
Olvídate de Domingo, segundas (o terceras) partes nunca fueron buenas.
Olvídate de que Mariano no ha avanzado... olvídate de esos estereotipos de pololo, o novio, o whatever, sigue saliendo con él, en onda profunda, en la onda compatible... en todas las ondas... quien sabe si después pase algo más... por mientras dedícate a pasarla bien con él, a compartir.
Chao con domingo, hoy es martes!!! (y el próximo domingo será bautizado como pre-lunes te parece???)
Besote,
Cheluca

Alejandra dijo...

Difícil decir algo.
Podría decir que es mejor estar sola, pero eso tampoco es sano.
Es raro lo de Domingo, no lo entiendo.
Estoy de acuerdo con Puppetmaster.
Saludos y alegría para ti

Otra vez a viajar al olvido... dijo...

lo mio son todas dudas...

Soledad dijo...

Ay Sombrita... ¿por qué será que cuando creemos que todo lo pasado ya esta muerto y enterrado tienen que aparecernos estos fantasmas?

Bueno, quizás el hecho de que este pasado vuelva a moverte el piso quiere decir que definitivamente no estás lista para embalarte con el presente.

Pero pucha, la gracia es que ese pasado vuelva honesto y sensato, y no inconsecuente e inseguro como te tocó a ti.

Consejo: no busques certezas, mira que un corazón confundido como el tuyo puede confundir las ilusiones con los miedos. Piénsalo bien.

Te dejo un abrazo,
Sole.

MeRiAdOx dijo...

Yo no sé lo que busco eternamente
en la tierra, en el aire y en el cielo; yo no sé lo que busco, pero es algo que perdí no sé cuándo y que no encuentro, aun cuando sueñe que invisible habita en todo cuanto toco y cuanto veo.

Rosalía de Castro

Creo que perdiste la certeza de que todas tus decisiones son válidas, que nadie puede hacer lo que quiera sin que tú lo permitas. Si Domingo se acerca es porque lo permites, porque no lo encaras.

Ánimo, que el que busca siempre encuentra... a veces más de lo que espera o desea.

Besos!

puppetmaster dijo...

Y como va el Cuore???

Hay menage a troiso no??
(sí es verdad, debo estar enfermo)

saludos