sábado, 24 de febrero de 2007

Sábado

A mi lado humean, en paralelo, un cigarrillo y una taza de té verde con jazmín que es mi nueva pasión.
En los parlantes del computador suena un bossa nova, y por la ventana entra una brisa que sin ser fresca, no es tan calurosa como para molestarme.
Estoy contenta. Y muy tranquila.
Estos días he estado sola, y barajando entre la posibilidad de llamar a mis amigos o quedarme en mi casa leyendo, me quedo con lo último.
Espero que estos días de sensaciones apacibles perduren.
No sé por qué, pero suelo moverme entre dicotomías.
Amo estar con gente. Mi familia. Mis amigos. Mis amigas.
Suelo buscar ocasiones para verlos a todos.
Y muchos de los que me conocen dicen que les abisma mi enorme vida social.
Luego, vienen días en que necesito, busco, requiero de estar sola. Me quedo en la casa, apago el celular, me meto temprano en la cama.
Quizás hasta me doy uno de esos baños de tina con sales de sandía.
Pero siempre, siempre, en algún minuto, me baja la depresión, el ahogo, me encuentro de golpe conmigo misma y con mis pensamientos, a veces terribles, como grandes monstruos salidos del clóset.
Entonces prendo el celular, la radio, la televisión, cierro el libro, me lanzo a la multitud.
Quiero ruido, sudor, música, baile y conversación.
Es como un enorme círculo sin fin.
Vicioso o virtuoso, no lo tengo muy claro.
Es uno más de los muchos misterios que aún no dilucido de mí misma.

10 comentarios:

FOLKEN dijo...

En esa dualidad e imperfección radica la esencia del ser humano.

FOLKEN dijo...

Y el silencio no es malo... si aprendes a escucharlo, podrá decir muchas cosas sobre tí misma.

dola dijo...

me pasa
como
exactamente lo mismo

Princessa dijo...

Gracias por tu comentario en mi blog, y que bueno que te guste.
Me siento un poco identificada con tu post para variar, también me pasa a veces eso de las dicotomías y de polarizarme o irme a los extremos. O no quiero hablar con nadie o quiero estar llena de gente. Pero creo que es valido hay que darse permiso para ambos momentos.
Saluditos

pancha dijo...

yo creo que todos necesitamos momentos para exteriorizar y otros para irnos hacia adentro, a veces somos fuente y otras desiertos... así es la vida...

MeRiAdOx dijo...

No es que me quiera "aislar" a veces, realmente no lo siento como dicotomía... aunque me gusta estar con mis amigos, o bailar o gozar de la compañía de quienes quiero, también disfruto conmigo mismo... "hoy me voy a dar un tiempo para mi"... y leo, escribo, pienso, escucho música... pero sobre todo dejo que eso que hay en mi salga... no tengas miedo lo que tienes en ti... generalmente aflora cuando estamos solos... concuerdo absolutamente con folken...

Saludos!

carolita dijo...

entre la sombra y el misterio...jjajajaa...

juntémonos esta semana po!!

besos.

El desahogado dijo...

Bueno, creo que es perfectamente normal tener momentos en que queremos estar acompañados, o sumidos en la soledad. Yo personalmente soy un hombre al cual no le desagrada estar solo, pero que también disfruta la compañía.

Eso sí, no recuerdo haberme dado un baño de tina con sales de sandía.

Un beso.

Atte.

El desahogado

Paulilla dijo...

mmmmmm sales de sandía??? me tinca, vamos a probarlo.

es bueno tener momentos de soledad porque si prestas atención descubres cosas nuevas, detalles que antes pasabas por alto.
A mi me gusta y trato de retener las emociones que nacen en ese momento.

Mientras te leía me acordaba de un amigo que no soporta sus momentos de soledad, lo describió casi igual que tu jajajajaja... por algo somos todos diferentes.

Abrazos!

Graciela Saúd S. dijo...

Eso se llama EQUILIBRIO... el ying y el yang, la soledad y la compañía... el cuento es estar en armonía con ambas cosas...

Vivo sola, tengo mucho tiempo para estar conmigo misma, y a veces uno se aburre de eso, pero es nice saber que tienes las dos opciones, vivir en multitud, o elegir la soledad...

Realmente me lo paso bien con gente, pero me mortifica pensar que hay personas que no pueden pasar ni al baño tranquilas porque su casa está llena de gente y no hay un minuto de silencio... por eso considero que es bueno tener las dos opciones!