sábado, 3 de febrero de 2007

Sólo un beso

Una vez vi en la televisión algo que probablemente era muy malo. No recuerdo ni su nombre, ni si era una película o una serie.

Pero sí recuerdo un diálogo entre dos personajes.

Un tipo le preguntaba a una mujer cuál era su momento preferido.

Y ella le contestaba: "Ese instante justo antes de un beso"


Y nada.

Que aunque estoy feliz de estar tranquila y bien, añoro simplemente eso.

Un beso.

Y, por supuesto, ese exquisito instante que se produce antes de él.

Las cosquillas en la guata.

La hipersensibilidad de la piel de todo el cuerpo, que se hace conciente de todo lo que está a punto de pasar.

Luego, el roce de las narices, ese encajar anatómico de las caras, como si todo el ser de uno se hubiera hecho para este momento, con el otro.

Es como si la vida entera se te fuera en eso, es como si el mundo dejara de girar, es que todo lo que eres, tienes, sientes, vives, crees, atesoras, se derramara en los labios de otro.


Existen besos apasionados, largos, excitantes y sorpresivos.


Pero no cambio nada por un suave, cálido, tierno y dulce beso en el día de hoy.


¿Es eso mucho pedirle a la vida?



7 comentarios:

Engendra Bipolar dijo...

Saludos
yo coincido absolutamente con la protagonista de la historia, el instante antes de un beso debe ser una de las mejores cosas que trae el combo de la vida.
y como dices, hay muchos tipos de besos, pero los tiernos, dulces, cálidos y suaves, como bien describes son los mejores. chaucito.

Miss Granger dijo...

Pues 100% de acuerdo, esas cosquillitas, mariposas en el momento previo es maravilloso. Ummm tb me hace añorarlo.


saludos

Princessa dijo...

Hola! 100% de acuerdo, no hay nada mejor que un beso tierno y suave. y SII las maripositas en la guata no las cambio por nada.
Salu2

Alejandra dijo...

No eres la única. Por lo que he leido en tu blog, estamos en una situación bastante parecida: yo terminé mi relación hace ya un tiempo, estoy sola y me ha gustado estar así de tranquila bastándome sólo a mí misma. No es que no quiera estar con alguien, pero por ahora prefiero la retirada. Puedo estar sola, me siento bien y no me desespero. Pero lo que sí añoro son los besos. Justamente el fin de semana estuve pensando en eso. ¿No es curioso?

carolita dijo...

te entiendo tanto, porque aunque uno está contenta y sola y feliz... siempre viene bien un beso.

ya llegará.

Tadashi dijo...

Según ví en un comercial, en Deremate venden uno, y te lo van a dejar a la casa...

Disfruta tus vacaciones y que ese beso llegue pronto...

Saludos...

Graciela Saúd S. dijo...

Creo haber visto la película que mencionas... y estoy de acuerdo... porque antes del beso en sí, está ese momento en que sabes que lo que viene es inminente que pase...
Cuando las caras comienzan a trasladarse (después de un abrazo) y sabes que la mejilla que roza la tuya termina en un boca que besará la tuya... y cuando por fin, suavemente, los labios entreabiertos se tocan... ah! qué lindo!
Ojalá eso nos suceda a todos y seguido!