domingo, 20 de mayo de 2007

Todo es sombra en la vida de esta Sombra...

Fuck. Mil veces fuck.

Si la cosa estaba incierta, la hueá se puso en verdad color de hormiga.

Primero.
El lunes me llamó por teléfono Hugo, mi querido amigo de TODA la vida, en casa del cual se produjo el show de Domingo hará unas dos semanas atrás. Reproduzco el diálogo, aproximadamente.

- Sombra, te llamo porque necesito comentarte algo
- Mmmmm?? (Yo ya veía venir el tsunami)
- Este hueón de Domingo anda calentoncillo por vos, nena. ¿Qué onda?
- Hueón, a ti que eres hombre, te corresponde quizás darme una interpretación más acertada. Yo veo lo mismo que tú. Pero no entiendo, porque tengo cerebro de mina y no de hombre.
- Es que yo aquí veo a un hueón que está verde por echarte el guante encima. De hecho, el día que vinieron a mi casa pensé que no llegabas entera a tu casa. ¿Pasó algo?
- Nada. Pero Hugo, ¿tú crees que sea solo eso o algo más?
- Mira, por el historial que tienen ustedes dos, por como es él, que poco lo conozco pero sé cómo son los de su tipo, creo que aquí hay algo más.
- ¿Entonces qúe mierda hago Huguito?
- Bueno, ¿Qué te pasa a ti con el pendejo?
- De todo...
- Entonces juegue. Yo no te voy a juzgar, te voy a apoyar y tú lo sabes bien. Lo único que te quiero advertir es que vas a fregar la amistad.
- Ay, lo sé, por eso no he podido tomar la decisión. Es que tú no cachai lo mal que me tiene la hueá.
- Ah, te gusta en serio el pendejo entonces...
- Tan en serio como que no he podido dormir en no sé cuánto tiempo. Pero no me decido.
- Sombra, ¿me das permiso para hacer una cosa?
- ¿Qué?
- Creo que a este cabro chico le hace falta una buena conversa hombre a hombre.
- ¿Cómo?
- Mira, se me ocurre que con la excusa de comprarte un regalo de cumpleaños yo podría salir con él y tirarle un poquitito la lengua. Y de pasada, darle un par de consejos. Destapar la olla.
- Pero Hugo, y qué pasa si el hueón lo niega todo?
- Primero que nada, no le voy a creer. Me lo va a negar porque le va a dar susto, porque no tendrá cojones para reconocer la cosa. Pero como que me llamo Hugo que aquí hay gato encerrado. ¿Cuándo he fallado yo en mis juicios?
- Nunca hueón, eso es lo que me asusta.
- Bueno, entonces ¿no te gustaría saber de una vez por todas qué mierda tienes que hacer con el pendejo? Porque él nunca jamás va a tomar la iniciativa y eso tú ya lo cachaste.
- Sí, pero me da susto que se traume
- A ver, hay varias cosas aquí. Primero, si actuó como lo hizo en mi casa, debe afrontar el hecho de que yo, como hombre y amigo tuyo que soy, le pregunte qué chucha está haciendo. Segundo. Si se echa para atrás, está pintando el mono y en ese caso es bueno que lo sepas. Si reconoce todo, está bien también que lo sepas para saber a qué atenerte. Es una "win-win situation".
- ¿Una qué?
- Una "win-win situation". No hay posibilidades de perder creo yo. Si el hueón cambia su manera de ser contigo, si huye, si se echa para atrás, era un pobre pendejo caliente y cobarde que no valía la pena. Dolerá aceptarlo, pero estaría bueno que lo empezaras a asumir. Eso en el peor de los casos. Que de todas formas me parecería muy extraño, pero siempre cabe la posibilidad. En el mejor de los casos, empiezan una linda relación ahora mismo y dejan de andarse con rodeos.
- Mmmm.... bueno, dale, pero no me metas en esto. Actúa por tu cuenta.
- Ok. De ahí te cuento.
-Ya. Besos, querido.
- Besos, linda. El amor anda rondando, te lo digo.

El martes Hugo me mandó un mensaje de texto.
"Mañana es el día de la verdad. Te llamo."

El miércoles, con los nervios a flor de piel, esperé y esperé.
Como a las nueve de la noche, me llamó Hugo.
- Puta, el hueón se corrió, según él tuvo una emergencia
- Filo Hugo, déjalo para más adelante
- Hay una cosa muy rara aquí eso sí
- ¿Qué?
- Cuando lo llamé para confirmar, el hueón me tiró un "Sabía que esto iba a pasar" medio nervioso. Yo me hice el hueón no más, no quería espantarlo. Quedamos para la otra semana porque el viernes se va fuera de Santiago
- Sí, me había dicho. Y este "sabía" ¿a qué crees que se refería?
- No tengo idea. Pa´ mi que el hueón sospecha que lo voy a cuestionar. Dejémoslo por ahora. Ya mi niña, nos vemos el fin de semana en la celebración de tu cumpleaños...
- Gracias, Hugo

Y llegó el fin de semana.
Y con él mi cumpleaños.
Y de Domingo, ni rastro. No mail, no llamado, no MSN, no mensaje de texto, nada.
Entiendo que está fuera de Santiago, pero a menos que se haya perdido en el desierto de Atacama, no cacho qué onda.

Vino Hugo a verme y le conté.
Con un pequeño, ligero temblor en la voz.
Con el corazón destrozado en realidad.

- Esto es más grave de lo que pensé...
- Ya, tíramelo sin anestesias...
- Según yo, hay solo dos posibilidades. Una: Está jugando contigo, es el clásico tira y afloja de la conquista. Tiene la excusa perfecta para dejarte pagando, media loca como te veo ahora. Se hace el choro, el interesante. Dos: Se dio cuenta de que lo descubrí y puso pies en polvorosa. Mariconcito el hueón.
- ¿Por cuál votas tú?
- Yo voto por que tú te quedes exactamente cómo y dónde estás. Te prohibo que lo llames, que le escribas, que cuando reaparezca acuses golpe. Nunca te importe. Eso también va a remecer a este gallo de alguna forma. Si contaba con que te tenía, lo va a dudar. Con eso te lo cagai, esté haciendo lo que esté haciendo.
- ¿Tú dices?
- Pero obvio. Esta situación ya llegó a un break point. Tienes que rematarla, sea cual sea el resultado, Sombrita.
- Puta weón, tú y tus expresiones en inglés. Pero tienes razón. Estoy pa´l pico. Qué cumpleaños más atroz.
- ¿Otra piscola mejor?
- Sí, y que sea fuerte.

Segundo.
Hoy me llamó la Mari para contarme que Feña terminó con la polola hace tres semanas. Ella no sabe que eso corresponde más o menos a cuando me encontré con él en el matrimonio.
Qué fuerte. No estoy preparada para verlo reaparecer. No como estoy, no como están las cosas.
Y me va a tocar, porque en un par de días más es el cumpleaños de la Mari y ya sé que ahí lo veo seguro.

Siento que debiera escribir un guión de teleserie con todo esto. Lo único que sé es que estamos claramente en un momento de mucho rating, en que la gente se come las uñas para saber si todo se resolverá para bien o para mal.
Yo sé solamente que ya no tengo nervios para gastar en seguir esperando que las aguas vuelvan a su caudal, para bien o para mal...

.........................................................................

Son las tres veintitrés de la madrugada y no puedo dormir. Tengo miedo de hacerlo.
El enésimo cigarro de la tarde humea a mi lado, como única compañía, como única certeza.

Y es que no entiendo, no entiendo qué mierda es lo que siempre sale mal. Qué es lo que me falta, qué hice para merecer el castigo, la maldición de nunca jamás ser amada de la manera en que yo amo.

Después de escribir el post que probablemente acabas de leer me acosté un rato, con dolor de cabeza.

Y no hice más que soñar. Con él. Con un amor increíble, con una intimidad, una cercanía, una manera de complementarnos que aún en el sueño me dolía porque algo todavía de conciencia me alcanzaba para darme cuenta de que lo que veían mis ojos no era la realidad.

Desperté muy mal. En serio.

Sintiendo que es injusto que, como me dijo alguna vez la Carola al leerme el tarot, yo tenga tanta, tanta, tanta capacidad y ganas de amar. Y se pierda.

Tengo 30 y un caudal de amor se escapa de mis manos, sin destino.

No me merezco ser tan despreciada, siento yo. He sido mentirosa, quizás egoísta, me he equivocado muchísimas veces, pero nunca jamás he buscado más que el bien para los que me rodean y para mí.

Más tarde salí con mis amigos a celebrar por quinta vez mi cumpleaños. Todos ellos me han organizado pequeños asados, comidas, juntas varias. Pero ni todo el ruido del mundo, las risas y el trago han sido capaces de acallar el grito que llevo dentro.

Y esto no es solo por el tema de Domingo. Es por el tema de la desesperanza, del no saber, del llorar, del esperar todos los días algo que no llega ni se vislumbra siquiera.

Todos dicen que soy un alma llena de risa, positiva, buena onda, querible, amigable, preocupada por los demás.

No saben que la procesión va por dentro.

Que lloro, que estoy agotada, cagada a fondo.

Tengo miedo de dormir.

Y volver a soñar.

Con cosas que simplemente siento que no puedo alcanzar, por más que me esfuerce...

9 comentarios:

Princessa dijo...

Sombrilla, primero que todo me gusta mucho la habilidad que tienes para escribir. Este post esta muy bien escrito, con detalles, te mantiene en suspenso te hace reír. Te felicito.
Segundo, complicado. Lee mi post anterior gente y te vas a dar cuenta que estamos en las mismas. Un día te llaman onda mejores amigos, al otro ni te pescan… Todo mal.
Favor mantenernos informados.
Besotes

puppetmaster dijo...

Sombra. Me caes bien. escribes muy bien y me meti en tu historia.
Muchos deben pensar que soy un pesimista o que no me arriesgo, pero vengo de vuelta de todo esto que te acongoja.

Asi es la cosa.
Enfrentalo, tiratelo y quitate el gusto. Ya que solo vas a lograr eso. El weon es un pendejo, como dice tu amigo. No vas a llegar a ningun lado a menos que este poseido (como en el exorcista, sin el demonio) pero por el espiritu de un adulto. Aunque admita amor eterno y se vista de dockers y camisa polo, ja!!!, no tiene 30 años. OLVIDALO!!!

saludos,

Alvaro

Dani Pez dijo...

Sombra,
Complicado el panorama, pero valoooor, yo q tu espero un poquito, tiempo al tiempo, pero tampoco mucho que dp vienen los arrepentimientos... todas las cosas pasan por algo siempre...
Cariños y ánimo !
Dani

Alejandra dijo...

¿Y se perdió tu cumpleaños el muy infeliz? qué raro este individuo, de verdad uno se pregunta qué onda, me imagino cómo le habrás dado vueltas tú.
Sobre el tema, recomiendo cortar por lo sano prontamente, si no aparece más, chao. Si aparece, que sea claro, al menos con tu amigo Hugo (yo quiero un consejero así).
Y sobre el caudal de amor, te entiendo mucho. Pero no lo digas cómo si los 30 fueran el fin, mira que con las esperanzas de vida femeninas te quedan al menos 50 años para conocer al alguien decente. Saludos y fuerza.
Eso mismo que dijo Princessa, pro favor cuéntanos, yo estoy intrigada...

Soledad dijo...

Ay Sombrita... espera encontrarme con un post más feliz.
Mira, te diré lo que pienso: No te compliques en sacar conclusiones acerca de lo de Domingo. ¿Por qué será que las mujeres tenemos que complicarnos tanto? Ojalá fuera todo mucho más simple. Pero es que para nosotras es impensable no interpretar cada palabras, cada mirada de alguien que nos mueve el piso.
Yo hubiese querido, Sombrita, que de verdad todo hubiese estado mucho más claro para ti.... ni si quiera tuviste la oportunidad para conversarlo con él. Y, aunque valore mucho las palabras, la preocupación y el apoyo de tu amigo Hugo, son sólo sus suposiciones. Siempre queda algo incierto cuando no nos dan una explicación clara de las cosas. Y no tengo nada qué ofrecerte para poder tener la certeza de qué onda el pendejo de Domingo... ni si quiera yo puedo sacar mis propias conlcusiones de lo que me pasa a mí.

Respecto a Feña, sé mejor que nadie la preocupación que produce los encuentros con los ex, y los nervios y la ansiedad de saber que han terminado con sus pololas, pero como consejo, no te metas en eso aún. Tienes que ser fuerte y no dejarte llevar por la confusión por la que estás pasando con Domingo. Una pasión puede curar a otra, pero un clavo NO saca a otro clavo.

Vendrán tiempos mejores, Sombrita. Yo también he sentido que no recibo de vuelta lo que estoy dispuesta a entregar. Yo también he sentido que la desesperanza me gana. También sé lo que es despertarse en las noches con una angustia que te aprieta la guata. Y quisiera regalarte algo más que palabras, pero no se puede... tan sólo quizás la ilusión de creer que este comment sí pudo servir para algo. Estaría muy contenta de que así fuera.

Te mando un abrazo, mucha fuerza y una enseñanza: las cosas más importantes jamás son inalcanzables.
Besos,
Sole.

PD: ¡Y feliz cumpleaños! =)

carolita dijo...

chiquita...

sólo puedo decirte que no dejes que terceros se metan en esto. da lo mismo si es tu hermano, tu mamá o tu mejor amigo de la vida.

las relaciones, sean como sea, son de a dos.

así que nada de jueguitos, que lo llamo, que no lo llamo, que va a pensar que me gusta pero en verdad...

siéntate al frente de domingo y dile: mira pendejo, vamos a aclarar las cosas.

y eso es todo.
la verdad siempre es lo mejor.

es mi humilde opinión, por lo menos.
fuerza sombrita!!

Carolina dijo...

sombrita: pucha, yo esperaba tener mejores noticias, aunque debo admitir que tu historia está harto mejor que vivir con 10. tu amigo hugo es un gran amigo, qué bueno tener un apoyo como el de él, pero lo que yo no le perdonaría jamás a domingo es que no te haya dado señales de vida en tu cumpleaños. o sea, se supone que te adora... yo creo que algo raro le pasó, cómo va a ser taaaaan tímido!

fuerza, llorar por amor tiene su encanto, pero sufrir tanto tampoco hace bien. un beso y ojalá todo se arregle.

Caro.-

MeRiAdOx dijo...

mmm... yo no le haría caso a tu amigo... la carolita tiene razón... de frente todo se aclara rápido y sinceramente... la vida es como te la tomas (me carga que un comercial me haya enseñdo esa frase... pero tiene razón!!)

Y sobre lo otro... la desesperada visión de un horizonte que no se aproxima ni un ápice y que se anhela con todo el corazón es la razón de tu estado paupérrimo... deja de pensar en lo que deseas o lo que crees que quieres... vive, disfruta, se sincera y directa y un día llegará el galán que te hará feliz... pero buscar, desear con desesperación solo te hará sentir más frustrada y desesperada... y esto también te o digo con el manso ni que conocimiento de causa...

Saludos

liz nuevo leon dijo...

No te traumes tranquiqui,en serio pues te va hacer mal al corazon . .