martes, 8 de noviembre de 2005

Los siete minutos de fama

Sombra de Mí es una chica que conoce bien sus defectos y sus cualidades. Se sabe simpática, alegre y buena persona. Eso le da cierta seguridad en sí misma y una dosis adecuada de autoestima positiva. Le ha costado aprender a verse como una mujer potencialmente atractiva para los hombres, dado que casi nunca está conforme con lo que el espejo le muestra. Eso le ha aportado una cuota de inseguridades y escepticismo al momento de aceptar cumplidos y galanteos varios.
Este sábado en la noche, cansado de ver a su amiga Sombra enclaustrada entre cuatro paredes, el caballero andante Pelao salió al rescate y secuestró a la doncella Sombra para llevarla a un Seven a Side de su deporte favorito, el cual practica por hobby. (Debemos acotar que el caballero Shy, antiguo causante de suspiros en la mentada damisela, también participa de este violento y masculino ritual, y ese día estaba en pleno desempeño de sus artes deportivas)
Llegados al lugar de la justa, Sombra se dio cuenta, no sin cierto estupor, que el asado, la chupatina y la juerga estaban en su apogeo.
- Este no es como otros deportes que yo conocía - pensó la asombrada Sombra.
Su idea se vio rápidamente ratificada cuando se dio cuenta de que su género escaseaba dramáticamente, y era casi la única representante de las mujeres en este exclusivo antro varonil.
El caballero Pelao, llamado por el deber, debió dejar a Sombra en manos de sus alcoholizados amigotes, y partir a cubrirse con los colores del equipo. Un poco descolocada, la joven dama decidió enfrentar a las bestias sin miedo y poner en juego todas sus armas de sociabilización.
En menos de dos minutos, Sombra era asediada por más de cinco caballeros, los cuales se esforzaban por hacerla sentir cómoda con manifestaciones abiertas de admiración, curiosidad, atenciones alcoholicas y degustativas varias, y hasta declaraciones de amor.
Nuestra heroína, mientras reía y se impresionaba con tanto despliegue de artimañas y tiquismiquis ridículos, gozaba de sus siete minutos de fama.
- Esto es como una inyección al ego - reflexionó - aunque poca gracia tiene, pues viniendo de un curagüilla cualquiera, poco valor adquieren los requiebros y tretas por todos conocidas para llevar a una doncella cualquiera a lo oscurito....
Resumen de la noche (y, por lo más sagrado, sin ponerle ni sacarle):
- Dos propuestas de matrimonio
- Una invitación a un matrimonio
- Una invitación a un cumpleaños
- Dos invitaciones al sexo
- Un "Me encanta tu look"
- Un "Tu mirada me mató. Me enamoré"
- Un "¿Estás consciente de tus encantos?"
Y, lo más notable:
- Una cara de impresión notable por parte del caballero Shy, quien no lograba entender cómo su tímida y piola compañerita de trabajo, navegaba segura por las aguas turbulentas de la pasión alcohólica, capeando el temporal de besos, abrazos e intentos de manoseos varios de parte de los entusiastas (y al parecer hasta entonces amarrados) deportistas.
(GRACIAS A MIS AMIGOS HOMBRES POR ENTRENARME CON TANTA DEDICACIÓN EN LA DEFENSA PERSONAL DE LOS COCHINOS Y MALINTENCIONADOS HOMBRES)
Este sábado Sombra se fue a la cama sola, pero divertida a morir con la curiosa experiencia vivida. Relajada, desestresada, ya decía bien una antigua amiga que la mejor terapia para la depresión era pasearse por fuera de una construcción para recibir piropos varios de los maestros. Cómo la recordaba y la comprendía ahora.
Este sábado Sombra se fue a la cama sonriente y agradecida por la experiencia, que más pareció un experimento sicológico, llena de anécdotas para contar el día lunes en la mañana en el templo del laburo, lugar donde Pelao y Shy se encargaron de ventilar las novedades de esta nueva "Novia de Chile" (como ellos mismos la bautizaron).
Este sábado Sombra se fue a la cama más conciente que nunca de las cosas que un hombre NO DEBE hacer o decir para captar su atención en serio. Más conciente que nunca de sus prioridades, y de todas las cosas que odia y ama de esos extraños seres que suele conocer bajo el seudónimo de hombres.

7 comentarios:

Eleu dijo...

no te dije yo? te dije o no te dije? tiquismiquis!
y no consideraste ninguna de las dos propuestas de matrimonio. me alegro... jejeje
bear hug,

Edge dijo...

Que onda??

Los hueones están demasiado jugosos?... Son demasiado jotes?... o qué?

Esas cosas me desagradan. El objeto del deseo a su máxima expresión.

Pegarle unos charchazos debes hacer.

No te sentiste muy acosada en un minuto o tú eres de aquellas que les gusta sentirse así?

Definitavemente Amelie está sobre valorada. Es una buena película, pero no tanto como muchos la catalogan. El Jeunet antiguo es al que debemos rescatar. Volverlo a su cauce. Ojala lo haga pronto.

SalU2
T.

SalU2
T.

pedro dijo...

Rugbystas po.

Obvio.

No hay mucho más de lo que esperarse.

Creo que lo más genial es que uno te haya hablado de The Strokes... no entiendo como no lo pones en tu post.

Me alegro por tu felicidad ese sábado en la noche.

Debe ser regocijante.

Aparte, escribiste la raja este post.

Besos, de un hueón que JAMÁS jugará rugby.

Jamás.

P

pedro dijo...

De vuelta del trabajo ya?

no te veo en MSN

pedro dijo...

tremenda foto la de la sombra en tu profile

McRoyal dijo...

EL rugby es un deporte exquisito, que deja auno durmiendo como un rey... horny... pero como rey. Qué envidia... claro que la gente cree no haber mucho seso por ahí detrás de la ovalada... pero créanme que lo hay, y hay del bueno... del buen seso y del buen sexo... igual que en las fuerzas armadas (uy, se me salió).


Highlight de hoy: "tiquismiquis"--> Gran palabra.

AnaMaría dijo...

A veces ese tipo de comentarios masculinos, aunque no los digan personas que nos interesen demasiado, son una inyección de autoestima a la vena. Increíble.

Me gustó mucho tu blog.

Saludos,
AnaMaría.