lunes, 7 de noviembre de 2005

Secretos

Tengo miles de secretos.
Oscuros, vergonzosos, pecaminosos, tristes, inconfesables, macabros, ridículos e hilarantes.
Pero no son míos.
Son de aquellos, que por alguna u otra razón, decidieron contármelos.
En mala hora, porque cada vez que alguien me confidencia algo feroz, es como si me atravesaran con una daga. Me quedo muda y circunspecta por un par de días, tratando de digerir tamaña noticia.
No se malentienda por favor, en general me honra ser el paño de lágrimas de mis seres queridos, y siento que es una demostración de cariño y confianza enorme que las personas que me rodean muchas veces me cuenten lo que les pasa. Pero muchas veces preferiría no saberlo. O mejor dicho, que no les pasaran cosas tan terribles. Ahora comprendo la terrible e ingrata pega del cura confesor. ¡Qué agobiante!
Es así como he tenido que cargar con pesos tan grandes como embarazos no deseados (llevados a buen término y no), divorcios, engaños maritales y de pololos, drogas y un cuantohay. Lo único que me consuela es que a veces me ha servido para ayudar, aunque sea mínimamente, a llevar sobre mis hombros el dolor ajeno.
Otras veces me ha servido para reírme hasta morir, con condoros, equivocaciones y chascarros de personas que me han relatado sus errores y metidas de pata. Confieso, maquiavélicamente, que entonces me gusta jugar con esas personas. Asustarlas con el hecho de que, repentina y pajaronamente, se me va a salir su secreto, tirarles indirectas más bien directas y gozar viéndolos transpirar frente a los demás.
Pero jamás los traicionaría, ni a unos ni a otros. Porque así como yo les guardo sus secretos, ellos custiodian los míos. Grandes y chicos, divertidos y dolorosos, somos como una gran red de cómplices, unidos por lo que está destinado a ser conocido por pocos. Sólo por unos pocos.

2 comentarios:

pedro dijo...

¿te cuento un secreto?

oye

todo el mundo que me conoce sabe que no puedo guardarlos

y es precisamente por eso que me los cuentan

P

Eleu dijo...

me siento tan afortunado de saber más cosas de ti que cualquier blogger. ñaca ñaca, muéranse de la envidia! :D
bear hug,